Siempre ha sido tema de estudio y de controversia el origen del nombre de Castelserás, hasta el día de hoy no hay una opinión unánime al respecto, para unos era la antigua ” Leónica” ,cuyos habitantes al socorrer a Julio César con víveres, adoptaron el nombre de Castrum Caesar que ha derivado a Castelserás, para otros el nombre de Castelserás puede provenir de la oleada de pobladores, que tras la expulsión de los musulmanes , repoblaron toda esta zona del Bajo Aragón.
A principios de nuestra era la civilización cartaginesa y romana se disputaban la zona mediterránea y cuenta ” la tradición”, siempre recogida por todos los eruditos de la Comarca, que tuvo lugar una batalla en la zona del Mas Blanco, en la que participaría hasta el caudillo cartaginés Amílcar Barca.
Tradición o fantasía la verdad es que en la Edad Moderna se descubrió en la ” Val del Agua Amarga” un mausoleo o templete que hacía referencia a un hecho notable que había sucedido en dicho lugar.
La época visigótica apenas si nos ha dejado muestras de su civilización, los enterramientos y tumbas antropomórficas, muy abundantes en las terrazas del río Guadalope, son una muestra de dicho pasado.
La dominación musulmana en esta zona perduró varios siglos y el nombre de Castelserás desaparece y el núcleo más importante de la población se denomina “Borgalmohada”, término claramente musulmán.
Tras la reconquista llevada a cabo por el Conde Berenguer y su hijo Alfonso II el Casto esta zona del Bajo Aragón sufre una transformación y empiezan a aflorar los primeros testimonios escritos sobre Castelserás.
A partir de esta época dos hechos van a condicionar la vida de Castelserás, el primero la aparición de la orden de Calatrava y el segundo, su relación con Alcañiz.