En el año 1276 se firman unos acuerdos entre la Orden de Calatrava y el Cabildo de la Seo de Zaragoza para el buen funcionamiento del cobro de las décimas de algunos Lugares, que aunque estaban bajo la jurisdicción del arzobispado de Zaragoza, no se llevaban a cabo.
Este documento nos habla de que Castelserás se componía de tres núcleos de población: Borgalmohada (Castelserás el Viejo), Las Defessas, y La Torre de Alberite.
A partir de entonces la población abandona los anteriores lugares y se concentra en lo que ahora conocemos como Castelserás en la confluencia del río Mezquín con el Guadalope.
La aparición de un nuevo documento como sería la Carta puebla de Castelserás con fecha de 1278, pone ya sobre el tapete histórico el Lugar de Castelserás, el documento material de dicha Carta no existe, tenemos referencias, pero por la proximidad temporal debe ser semejante a la de Calaceite, se repobló con setenta vecinos a “fuero de Zaragoza”.